Los hijos no son de sus padres

Por José Eugenio Nsue

Estoy complacido de nunca haber luchado en una guerra. Estoy complacido de no haber tomado un arma. Estoy complacido de no haber sido matado o haber matado a alguien. Espero que mis hijos disfruten la misma falta de hombría” (Tom Hanks, actor estadounidense ).

En países democráticos donde se celebran regularmente las elecciones libres y democráticas, valga la redundancia; una vez formado el gobierno, se le suele conceder una especie de tregua de 100 días para ver qué iniciativas y medidas va tomando; en cambio, este Gobierno del Dr. Sánchez no nos ha permitido concederle ese margen de los famosos ‘100 días’. Tienen, los miembros del poblado Gobierno de coalición del tándem Sánchez – Iglesias, tanta prisa por plantar sus ideologías y adoctrinar, así como acallar a las voces críticas y el afán de querer controlarlo todo que ni siquiera disimulan un poco; para ellos, ‘l’État c’est moi’; ‘l’État c’est à eux’; el Estado les pertenece, las Instituciones han de ser dominadas y controladas por ellos; los tres Poderes que se presuponía que eran y debían ser independientes en democracia, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial van a depender a partir de ahora sólo del poder Ejecutivo; intervencionismo puro propio de países comunistas y dictatoriales.

Ahora acabamos de enterarnos que los hijos ya no son de sus padres. Como lo oís, señores y señoras; en la España progre del tándem, los hijos nuestros no son nuestros sino de ellos. O sea que nuestras mujeres los paren después de nueve meses de embarazo; al nacer, pertenecen a los padres, cuando se enferman les corresponden a los padres cuidarlos y llevarlos al médico así como pagar sus tratamientos; los padres somos los que alimentamos a nuestros hijos, les vestimos y les damos cobijo; cuando son castigados o se sienten indispuestos en el colegio o instituto, somos los padres quienes acudimos a recogerlos; cuando cometen faltas graves o delitos, son los padres quienes responden por ellos ya que en Europa los menores de 18 años no son responsables de sus actos, son sus padres quienes se responsabilizan de sus actos ‘delictivos’ o de indisciplina; los padres son los tutores y responsables de sus hijos ante Dios y, hasta que ha llegado el Gobierno de coalición del tándem Sánchez – Iglesias, también lo eran ante la justicia y las autoridades.

Para los ministros y podemitas, José Luis Ábalos, Ministro de Transportes y Secretario de Organización del PSOE; Isabel Celaá, ministra de Educación, y la ministra de Igualdad, la consorte del Vicepresidente 2°, Irene Montero y sus compañeros del Consejo de Ministros: los hijos no son de sus padres, no les pertenecen; los padres no pueden autorizar ni privar a sus hijos a participar en algunas actividades extraescolares, complementarias, es decir aquellas actividades que vienen a dar gente no perteneciente a la comunidad educativa; antes, desde el año pasado, ya se cuestionaba también el derecho de los padres de elegir el colegio o instituto a sus hijos, a elegir las asignaturas optativas que querían. En definitiva, para los sanchistas, y no socialistas porque muchos socialistas históricos nunca jamás habían llegado tan lejos en el adoctrinamiento de los hijos de los demás, y para los comunistas podemitas, los hijos, la juventud, tienen que ser instruidos, adoctrinados según su ideología y los padres somos simples criaderos y cuidadores, carecemos de todo derecho a opinar, decidir o a elegir el modelo de educación, no formación, de nuestros hijos, nada que no sea su idea y concepto de vida y sociedad. Me parece una incongruencia que es su característica; defienden el libre aborto y los que han decidido tener hijos también les quita el derecho de educarlos según el credo de cada cual siempre que no se vulneren los derechos elementales de los menores; se presentan como los adalides de las libertades individuales, a la vez se las niegan a aquellos que piensan diferente.

Una cosa está clara, el poder en manos de esos iluminados es una amenaza contra la dignidad las personas. Zapatero con que “la tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”, y se quedó tan campante; Carmen Calvo: “el dinero público no es nadie”, o sea, se podía utilizar y usar a su conveniencia, y no pasó nada; ahora los Celaá, Montero y Ábalos nos vienen con que “los hijos no pertenecen a sus padres”; ¿con qué nos sorprenderán dentro de dos telediarios?

Lo de los políticos actuales de España me empieza a recordar lo que vivimos algunos en la época de ‘triste memoria’, como lo llaman algunos, en la primera dictadura del tío Macías Nguema Biyogo; entonces se le dio al régimen de reclutar a los adolescentes y preadolescentes manu militari para intsruirlos obligatoriamente en las artes marciales (la famosa Masiva), les llevaban a saquear las fincas de la población así mismo se les instruían el uso de la violencia (Juventud en marcha); a las chicas se las metían forzosamente en internados prostíbulos para que sirvieran como mujeres de compañía para los miembros del régimen. En el actual régimen de ‘alegre memoria’ del rey de Akoakam se sigue adoctrinando a los jóvenes, hijos de sus padres; les enseñan a la ley del mínimo esfuerzo, de ‘ganarse’ la vida por el cuento, del chivatismo y soplones; de cómo ser sicarios y secuestradores profesionales; en todos esos casos los padres no podían hacer nada para impedirlo.

Espero no llegar a ver realizadas las pretensiones del actual Gobierno con nuestros hijos porque si no, tendremos que emigrar de nuevo para salvaguardar el legado más precioso que Dios puede dar a un ser humano: los hijos, de ser adoctrinados por los comunistas y poder educarlos en libertad y según nuestras convicciones como lo hicieron nuestros padres y los padres de nuestros padres.

Así lo pienso y así lo digo; ¿ qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Ramón Nze

    (enero 25, 2020 - 2:25 pm)

    Nos parece que se han acabado las patatas en tu nevera y se nota. Baja a la abacería y compra más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *